MUERDE LA MANZANA












MARÍA TERRÓN ZAMBRANO


EVA EXPULSADA DEL PARAÍSO, es un relato mal contado. Eva no vive en un tiempo determinado, pero vive en todos los tiempos. Eva no vive en un lugar concreto, pero vive en todos los lugares. Eva es todas las Evas que han existido y existen y que probablemente y desgraciadamente existirán. Eva vive sufriendo por que se cuente su verdad.


Posiblemente el feminismo es la hija más amada de Eva, no se sabe muy bien cuando se empieza a gestar, podríamos marcar el indicio en autoras y personajes como Safo de la antigua Grecia,Hildegarda de Bingen , Juana de Arco o Isabel I de Inglaterra. Formalmente reconocemos que se inicia en el siglo XVIII. Hay autores que consideran que se da el primer hito histórico - más importante - durante la Revolución Francesa, cuando las mujeres de París exigieron por primera vez el derecho al voto.


Encontrar una definición para el feminismo se ha convertido actualmente en un reto. Autoras como Victoria Sau, - escritora y psicóloga española, más conocida por su faceta como activista política feminista - lo definen de la siguiente manera: <<Es un movimiento social y político que supone la toma de conciencia de las mujeres como grupo o colectivo humano, de opresión, dominación y explotación de que han sido y son objeto por parte del colectivo de varones en el seno del patriarcado, bajo sus distintas fases históricas de modelo de producción, lo cual mueve a la acción para la liberación de sus sexo con todas las transformaciones de la sociedad que aquella requiera.>>


A partir de esto, he escogido parte de lo que Nuria Varela, explica como feminismo en su libro <<Feminismo para principiantes>>: <<El feminismo es un discurso político que se basa en la justicia. El feminismo es una teoría y practica política articulada por mujeres que tras analizar la realidad en la que vivían toman conciencia de las discriminaciones que sufren por la única razón de ser mujeres y deciden organizarse para acabar con ellas, para cambiar la sociedad. Partiendo de esa realidad, el feminismo se articula como filosofía política al mismo tiempo como movimiento social. Para mi el feminismo es mucho mas es la una ética y una forma de estar en el mundo.>>


Ambas coinciden en que <<La toma de conciencia feminista cambia, inevitablemente, la vida de cada una de las mujeres que se acercan a él. Removió conciencias, replanteó individuales y revolucionó, sobre todo en ellas, una manera de estar en el mundo>>.


Es así como el feminismo tomó consciencia de la estructura social y política en la que vivía y consiguió redefinir el concepto de patriarcado del siglo XIX, son las feministas radicales las que lo toman a partir del siglo XX como pieza angular de su discurso


<<El patriarcado>> según Gerda Lerner, historiadora y escritora estadounidense - reconocida como una de las fundadoras de la rama de Historia de las mujeres (1986) - lo ha definido en sentido amplio, como <<la manifestación e institucionalización del dominio masculino sobre las mujeres y niños/as de la familia y la ampliación de ese dominio sobre las mujeres en la sociedad en general>>


Dolors Reguant, añade en sus teorías que el patriarcado ha surgido de una toma de poder histórico por parte de los hombres, quienes se apropiaron de la sexualidad y reproducción de las mujeres y de su producto, los hijos, creando al mismo tiempo un orden simbólico a través de los mitos y la religión que lo perpetúan como única estructura posible. Al darse cuenta de que ese control patriarcal se extendía también a las familias, a las relaciones sexuales, laborales... las feministas popularizaron la idea de Kate Millet de <<Lo personal es político>>


Las formas patriarcales varían según el lugar y el tiempo <<Tal vez la mayor arma psicológica del patriarcado consista simplemente en su universalidad y longevidad>> bien decía Kate Miller. En Arabia Sudí las mujeres no disfrutan de ningún derecho fundamental, mientras en Europa aunque legal y formalmente hayan conseguido sus derechos, el patriarcado sigue presente a través de instrumentos como los medios de comunicación como se puede ver en el documental miss America, son utilizados para perpetuar roles sexuales y estereotipos que hacen que cada vez más niñas y mujeres caigan en situaciones de anorexia debido a la baja autoestima que les produce no alcanzar esos estereotipos. Además la baja autoestima afecta a la hora de empoderar a la mujer para cargos de liderazgo ...etc. La discriminación laboral también supone otra modalidad, presente en la brecha salarial, los techos de cristal y sobre todo la violencia de género.


La violencia es el arma por excelencia del patriarcado. La violencia ejercida contra las mujeres por el mero hecho de serlo es una violencia instrumental, que tiene como objeto su control. No es una violencia pasional, ni sentimental, ni genérica, ni natural. En palabras de Kate Millet, <<El patriacado ejercería una fuerza insuficiente e incluso ineficaz de no contar con la fuerza>>. Por ende, el feminismo está totalmente comprometido con la erradicación de la violencia. Aunque existen debates en la esfera pública alrededor del termino violencia de género y las leyes que se llevan a cabo, el termino violencia de género quedó definido por naciones unidas en el marco de su convención para la eliminación de todas las formas de discriminación para las mujeres y su significado ha sido ratificado por la conferencia de derechos humanos que se celebró en Viena en el año 1993.


Algunas feministas consideran que esta expresión es demasiado institucional o que oscurece la realidad y prefieren utilizar violencia contra las mujeres. La violencia de género se diferencia de la violencia domestica, porque siendo esta la que se ejerce en el hogar por cualquiera de los miembros del hogar, la otra, hace referencia a las agresiones contra las mujeres como formula para mantenerlas en la obediencia y controlarlas y su rol tradicional. <<Agredir a una mujer durante 20 años es inexplicable como violencia domestica, lo mismo que quemarla viva o impedirle trabajo o violarla o echarle acido en la cara... >> Éstos son los crímenes del patriarcado, las manifestaciones de la violencia de género, sin olvidar la violencia psicológica es hoy es una olvidada de esta materia.


Tristemente como ya hemos visto la violencia de género es la más grave de las herramientas del patriarcado, pero no la única. Actualmente existen debates sobre otras formas de violencia patriarcal en relación con la codificación y las relaciones de poder sexuales estos debates circulan al rededor de la prostitución o la pornografía. Estos son los nuevos retos del feminismo.




La prostitución no es un fenómeno nuevo pero el desarrollo de la globalización la ha potenciado hasta cifras inimaginables hace un par de décadas. De hecho ya no se puede tratar la prostitución como un hecho local o nacional. La mercantilización de las cosas y las personas se ceba principalmente en las mujeres y sus cuerpos se afianzan mas y mas como objetos reales y simbólicos de dominación.


Anuradha Koirala, directora de una organización para atender a niñas de abusos sexuales y trafico sexual, explica que solamente en Asia, mas de un millón de mujeres y niñas son vendidas anualmente a la industria del sexo, siendo los principales implicados familiares. En Europa también se da el trafico de mujeres, sobre todo de países exsoviéticos y en conflicto como lo es Ucrania. La trata de blancas se ha vuelto la esclavitud de mujeres del siglo XXI.


Aun así existen varias posturas feministas frente a la prostitución: Las que consideran que hay que erradicarla y las que creen que a través de la regulación se puede garantizar mas protección. Destacan cinco corrientes: Las abolicionistas, prohibicionistas, reglamentarias, legalistas y las que apoyan la regularización hacia la prostitución. Ambas opiniones - <<por y contra la prostitución>> - movilizan la Declaración de los Derechos del Hombre, las pro-prostitución reclaman el derecho de autodeterminación dicen que la prostitución es un oficio, como cualquier otro., que entregar sexo no debería ser visto como violación de nuestros derechos, sino como un derecho en sí mismo. Estas reflexiones se dan en ópticas tanto de la izquierda como de la derecha más neoliberal. De acuerdo con esta forma de pensar, la prostitución no tiene nada que ver con la relación entre mujeres y varones sino con la simple transacción de negocios, tanto simples como complejos. Por lo que tenemos que hablar en términos relacionados al comercio.


Si bien la dominante mayoría de las personas en prostitución en el mundo son mujeres y niñas (no olvidemos que la prostitución también abarca al género masculino) y la dominante mayoría de los compradores son hombres, se supone que no debemos hablar en términos de hombres y mujeres, sino sobre <<vendedores>> y <<usuarios>>. En vez de <<prostitución>> tenemos que decir <<sexo comercial>> y en vez de <<prostitutas>>, <<trabajadoras sexuales>>, esto sería como poner en la practica la teoría marxista.


Es innegable que existe este abolicionismo que no ha mudado de aires su discurso en décadas y hace un flaco favor a su causa cuando se empeña en seguir centrando el debate en la cuestión del consentimiento, si es o no un trabajo o si la prostitución es siempre violencia. Esas no son las cuestiones fundamentales, a mí entender. Pero lo cierto es que ni las asociaciones que trabajan con prostitutas, ni muchas investigadoras o teóricas, siguen ya por ese camino


Parafraseando a Amelia Valcárcel, cualquier crítica a la prostitución debería de trascender los motivos personales de estas mujeres para centrarse en la institución prostitucional, pasando por historiarla y por señalar qué papel juega hoy en el patriarcado y el capitalismo presente, a qué intereses sirve. <<La prostitución es una escuela de desigualdad humana>> de Ana Miguel habla del <<Neoliberalismo sexual>> que polemiza con la idea de que el <<libre consentimiento>> de las mujeres es una clave central para abordar la cuestión de la prostitución.


En la definición de la prostitución no puedo estar más en desacuerdo con el neoliberalismo de feministas que lo definen como un <<libre acuerdo>> en que se intercambia sexo por dinero. Porque eso esconde y oculta la dimensión de género de esa acción, cuando el feminismo si por algo se caracteriza es por ponerle género a todo.


¿Cómo se pretende desgenerizar la prostitución? Definirla como si no hubiera relaciones de género y dominación por medio. Si somos feministas nos tenemos que poner de acuerdo en la definición: la prostitución es una institución que consagra ideológicamente y legalmente el derecho de los hombres a acceder al cuerpo de las mujeres.


Hay gente que dice que el feminismo lo que tiene que hacer es <<dejar que las mujeres elijan>>. Y creo que cada vez que se dice esa frase lo que aparece es una visión individualista y atomizada de la sociedad que no es real. Cada vez que una persona que sí puede elegir dice que <<la gente elija>>, está condenando a las personas que no pueden elegir a que la sociedad cierre los ojos ante ese hecho: ella no puede elegir. En el caso de la prostitución, solo una ínfima minoría las mujeres puede tomar esa decisión por <<libre consentimiento>> mientras hay millones de mujeres que están condenadas a la prostitución por sus condiciones sociales, económicas, coaccionadas por la trata...


¿Y que hacemos con la afirmación de que el trabajo sexual es como otro cualquier trabajo? Esta cuestión fue planteada en la década de los '80 por las denominadas feministas pro-sexo o feministas sexo positivo [sex- positive-feminists] como Norma Jane Almodovar, Carol Queen, Scarlot Harlot, Margot St. James que salieron en defensa de la libertad sexual y del consentimiento en la pornografía y la prostitución.


En el caso de Virginie Despentes en Teoria King Kong en su capitulo durmiendo con el capitalismo cree que actualmente se da un relato único de la prostitución, ya que aunque no niega que existan situaciones en las que la prostitución sea una consecuencia de la violencia del patriarcado, considera que hay otras en las que este ejercicio está tan estigmatizado que lo convierte en denigrante, cuando a veces, tiene mejores condiciones que cualquier otro trabajo que si que realmente resulta denigrante, no solo para las mujeres sino para el colectivo masculino. Es por ello según afirma la autora que se intenta guardar la prostitución en la vergüenza y la oscuridad para proteger como sea posible la célula familiar tradicional. <<No estoy afirmando que en cualquier condición y para cualquier mujer esta forma de trabajo resulte anodina. Pero teniendo en cuenta que el mundo actual económico es el que es, es decir, una guerra fría sin piedad, prohibir el ejercicio de la prostitución en un marco legal adecuado, es prohibir a la clase femenina enriquecerse y sacar ventaja de su propia estigmatización>> Para ella aquellas que se dejan follar gratis deben seguir diciendo que su opción es la única posible, sino ¿Cómo las retendríamos?


La sexualidad masculina en si misma no constituye violencia para las mujeres, si estas consienten y están bien pagadas. Lo que resulta violento es el control que se ejerce sobre cada una y cada uno de nosotros, la facultad de decidir por nosotros lo que es digno y no lo es.


Más que una cuestión de libertad de elección, según autoras regulacionistas la mayoría que está a favor de esto lo hace porque quieren romper con el rol de madre y su acceso social no dependa del matrimonio, ellas creen que pueden evitar los daños colaterales de la violencia patriarcal y lo llevan a otro nivel de revolución sexual, e inmersión en el mercado de forma autónoma. En general ellas dicen que cuando trabajas vendes algo que no quieres, tiempo, fuerza de trabajo o simplemente su cuerpo.


Muchos tienen miedo de que se regule porque las prostitutas van a comenzar hablar y eso va a hacer que se descubra que los hombres no son tan heterosexuales como dicen que son. Su masculinidad se va a poner en duda. Simplemente porque cuando pagas pides lo que te gusta como que te metan objetos por el ano.


Inevitablemente como en todo debate, encontramos dilemas y disyuntivas complejas. El concepto de la prostitución es claro, pero muta y tomas diversas perspectivas. Aunque resulta tentador pensar en la liberación sexual de la mujer en este ámbito, tenemos que tener claro que la solución no parece que hoy no se encuentre en <<dejar a la mujer hacer lo que quiera>> porque supondría <<dejar hacer al hombre lo que quiera con ella>>.


En el otro lado de la moneda y en relación con el sexo como trabajo, encontramos la pornografía. Asumimos que son debates que deben ir por separado porque son dimensiones distintas, aunque tiene un estrecho vinculo y de ahí la decisión de publicar este articulo en conjunto.


Recuperando de nuevo el libro de King Kong en su capitulo Brujas Porno, intenta dar una visión del porno fuera de la concepción tradicional de que es una forma de violencia patriarcal o productor e impulsor de la misma, sino que aporta la idea de que es un mero género cinematográfico que apunta de lleno a las fantasías, sin pasar por la palabra y la reflexión. <<Primero nos empalmamos y mojamos y después nos preguntamos por qué. El porno es la representación de aquello que nos excita pero que nos incomoda en la vida social y escondemos, el miedo del porno está en descubrirlo y pensar que no se puede controlar. Pedimos demasiado a menudo que el porno sea la imagen de lo real, como si el porno ya no fuera cine, esto no lo pedimos en el cine. Así que pedimos al porno lo que verdaderamente nos asusta: que diga la verdad sobre nuestros deseos. El sector del porno está dividido en subgéneros distintos, cada uno tiene su propio programa, su historia, su estética, lo que lo inventa y define es la censura. Aquello que nos prohibimos mostrar es lo que va a marcar cada cine porno, buscando modos interesantes de soslayar los limites.>>


<<No es la pornografía lo que molesta a las elites sino su democratización>>. Refleja en este capitulo que esta a favor de la pornografía pero que hay que cambiarla en varios aspectos, primero su monopolización por hombres y el mercado, y segundo la actitud de las mujeres ante la pornografía. Ella afirma esto con el ejemplo de Paris Hilton <<Así comprendemos que la única manera de hacer explotar el sacrificio ritual izado del porno, será introducir en él a las chicas de las buenas familias. >>


Otras autoras como Annie Sprinkle la apoyan y argumentan que <<La pornografía es como un espejo en el que podemos mirarnos. A veces, lo que vemos no es bonito y nos puede hacer sentir bastante mal. Pero es una ocasión maravillosa para conocernos a nosotros mismo, para aproximarnos a la verdad y aprender. La respuesta al porno malo no es la prohibición del porno, sino hacer mejores películas>>

Judith Butler y Drucilla Cornell, han dedicado importantes partes de sus libros a criticar la postura, para ellas, simplista de la representación de la sexualidad femenina en los escritos de MacKinnon y Dworkin. Para Butler, no se justifica la censura homologando la pornografía a los discursos de odio típicos del racismo, como parece pretender MacKinnon, mientras que para Cornell, censurar o prohibir la pornografía y la prostitución termina minando la única verdadera solución a largo plazo para las mujeres que ejercen dichas actividades, a saber, la sindicalización.



Ante el surgimiento de la pornografía hecha por y para mujeres, en donde el objetivo no es deshumanizar ni objetivar a la mujer sino hacerla protagonista – tanto como personaje como consumidora – de este tipo de representación. Así, se pondrá énfasis en la manera en que la pornografía alternativa, en particular la pornografía hecha por y para mujeres, logra apropiarse de algunas prácticas y métodos comunes de la pornografía convencional para resignificar el estatus de la sexualidad femenina.


En cambio Catherine MacKinnon, en <<Sexualidad, pornografía y método: el placer bajo el patriarcado>> define la pornografía como <<el medio por el que la sexualidad se construye socialmente y esta construcción adopta una forma primordial: la dominación por parte de los hombres y su concomitante sumisión femenina, toda representación pornográfica muestra lo que los hombres quieren. Y lo que los hombres quieren es mujeres atadas, golpeadas, violadas, humilladas o, para hacer justicia al soft-core, mujeres sexualmente disponibles. La pornografía se caracteriza por deshumanizar y reducir a la mujer a mero objeto sexual, a la vez que justifica la violación y muestra a las mujeres como prostitutas por naturaleza. La pornografía es la subordinación sexual, gráfica y explícita, de las mujeres.>> El punto a tener en cuenta para defender la censura es que la pornografía no sólo refleja la dominación patriarcal sino que también la refuerza. Es decir que en estas autoras hay una concepción de la representación no como mero espejo de la realidad sino como un elemento clave en la constitución de relaciones sociales.


Date un respiro, intenta asimilar lo leído.


Este articulo no es una lección de moral, solo intenta romper con los prejuicios, estereotipos y tópicos de pensar que el feminismo es un movimiento reducido a su enero cuya máxima es: << la mujer es igual que el hombre >>.


No lo es, ni lo será porque:


Eva no vive en ningún lugar concreto, pero es discriminada y maltratada en todos. Eva muere muchas veces asesinada a manos de algún hombre machista que, en ocasiones, es su propia pareja. Eva no muere en ningún lugar determinado ni ningún momento preciso. Eva ante nuestra pasividad, ante nuestra inconsciencia de una condena clara y oblicua, está sufriendo y muriendo en todos los momentos y en todos los lugares. El feminismo es su salvación. Tú tienes que contar su historia. Muerde la manzana.